Un botón para que los usuarios tengan poder de “arrepentirse”

ESCRITO POR

Miguel A Devito

ULTIMA REVISTA

Ahora se simplifica la posibilidad para los usuarios y consumidores que quieran dar marcha atrás en sus compras. Facilita  la devolución de los productos o cancelar los servicios adquiridos.

Las empresas que comercialicen bienes y servicios por internet o teléfono deberán incluir un "botón de arrepentimiento" en sus páginas web y en sus aplicaciones. Así lo estableció la Resolución 424/2020 de la Secretaría de Comercio Interior, publicada en el Boletín Oficial.

Este instrumento permite que las y los consumidores se puedan arrepentir de sus compras o contrataciones, y, en ese caso, tramitar la devolución de los productos o cancelar los servicios adquiridos.

El "botón de arrepentimiento" debe alojarse en la página de inicio del sitio de Internet institucional de los proveedores de productos y servicios, o en la sección principal de las aplicaciones. Deberá contar con un link de acceso fácil y directo, que deberá ocupar un lugar destacado, que no deje dudas respecto del trámite seleccionado.

Las y los consumidores tienen un plazo de 10 días para manifestar su arrepentimiento desde la compra o recepción del bien.

En el caso de que la compra se haya realizado en el comercio, el comprador puede devolver el producto en el local y el comerciante debe reintegrar el dinero.

Si la adquisición del bien o servicio es telefónica o mediante internet los consumidores también deberán gozar de este derecho mediante el botón de arrepentimiento, sin condicionamientos ni gastos a su cargo, y si ya fue recibido en el domicilio, el proveedor debe retirarlo del mismo modo.

La medida equilibra las fuerzas, que en tiempos de emergencia sanitaria, económica y social, cobran relevancia cuando se multiplican los conflictos en las relaciones de consumo en entornos digitales. La falta de información y las malas artes en las ventas sumaron muchos reclamos en las asociaciones de defensa al consumidor.

El acceso a la información a través de internet respecto de bienes y servicios, y las vías electrónicas para efectuar la devolución de las compras o la rescisión de los contratos, en la mayoría de los casos, resultan ser la única vía con la que las y los consumidores cuentan para acceder a estos derechos y poder revocar la aceptación del contrato cuando sea celebrado fuera de los establecimientos comerciales y a distancia.

¿Usted lectora, usted lector, ha tenido este recurso en cuenta?