Potrero de los Funes, en moto

ESCRITO POR

Miguel A Devito

ULTIMA REVISTA

De San Nicolás a San Luis. En caravana. Con días de calor y lluvia. Y la cámara de fotos colgada al cuello.

Dice "Pato" Robiola: "No existen diferencias para andar en moto siendo hombre o mujer. Las actividades, los colores, los deportes… no tienen género. Es antiguo pensar de esa manera…
Y hasta poder explicar eso de “cómo es viajar en moto..?” es difícil. La libertad que se siente al disfrutar todo el paisaje completo, sintiendo otros sonidos, los olores del campo…es inexplicable. En días lindos o de lluvia o de mucho viento. Siempre."

 

Vas andando, resolviendo a cada momento como llevas la moto, concentrado, en tu viaje y en las maniobras del otro. No existe comparación con ninguna otra forma de viajar. En el auto, vas mirando por la ventanilla, te da fiaca bajarte… pero en la moto, estás integrado al paisaje… El placer de viajar en moto tiene eso de una charla íntima, con vos… o con El Barba. No se puede comparar.
Ser motoviajero no se explica: se siente.

Hace ya muchos años que formo parte de Águilas Argentinas un grupo de moteros que hacían culto de la Zanella Patagonian, desde hace 12 años. Con ellos hacemos escapadas de uno o dos días y cada dos años se hacen viajes un poco más largos.

La camaradería motera es excelente… la palabra vale... formamos una gran familia. Nos cambiamos los repuestos, en la ruta nos cruzamos y nos saludamos...

Patricia "Pato" Robiola

En mayo fuimos a San Luis y Córdoba. Hicimos base en Potrero de Funes, con etapas de 500 a 600 km por día, recorriendo distintos lugares. Son como unas siete u ocho horas de viaje en la moto. Por una cuestión de seguridad el tiempo es vital y las condiciones del clima esenciales.

 

 

San Luis tiene paisajes increíbles. Con frío y lluvia nos fuimos a ver la réplica del Cabildo. Ir bordeando los cerros por rutas no tan transitadas es increíble.

Llegar hasta la Cueva de Inti Huasi y Sierra de las Quijadas, se los recomiendo.