¿Para qué estamos los arquitectos?

ESCRITO POR

Arq. Genoveva Berdún

ULTIMA REVISTA

Mistura Revista consulta permanentemente a los profesionales de la ciudad. Tienen mucho que decirnos en lo que respecta a sus quehaceres, sus saberes, su accesibilidad. Esta vez, es la Arq. Genoveva Berdún quien responde a las inquietudes.

 

Para empezar quisiera romper el hielo que existe entre el cliente y el profesional y dejar en claro que no somos un servicio exclusivo, de lujo, sólo para unos pocos. Somos profesionales que estamos al servicio de las personas para mejorarles su calidad de vida, entre otras varias cosas.

¿Qué tan consientes somos de la importancia de la calidad del lugar en el que vivimos? Y no me refiero a calidad = lujo. Más bien a sentirnos protegidos, cómodos, a gusto. La palabra hogar se usa para designar a un lugar donde un individuo o grupo de individuos habita, creando en ellos la sensación de seguridad y calma. En esta sensación se diferencia del concepto de casa, que sencillamente se refiere a la vivienda física.

Siendo un poco más conscientes de esto, ¿vamos a dejar que la casa que habitemos posiblemente por el resto de nuestras vidas no tenga siquiera un borrador de cómo serán sus espacios antes de comenzar a construirla? Me parece una decisión poco gentil con nosotros mismos. Si cuando vamos a comprarnos ropa nos gusta ver distintas alternativas, modelos y precios, ¿por qué no tenemos la misma actitud con nuestra casa?.

En mi caso particular, como profesional, me resulta fundamental la charla con el cliente, interpretar y deducir sus costumbres para crear un espacio acorde con su forma de vida. Imponer un estilo no es mi estilo. Las formas de la arquitectura surgen de la expresión individual de cada comitente. Para la identidad colectiva existen otras áreas de la arquitectura como el urbanismo que se ocupan que dentro de esa expresión individual se respeten ciertas normas de edificación preservando la identidad de cada lugar y de muchas otras cosas más que en alguna oportunidad me gustaría hablar, pero ahora no vienen al caso. Volviendo a la charla profesional - cliente, en el primer encuentro surge el plan de necesidades y con esto en claro pueden empezar a plantearse distintas alternativas de cómo podría ser la organización espacial de los distintos ambientes. En el siguiente encuentro se le muestran al menos dos opciones y a partir de ahí y en los sucesivos encuentros se va definiendo el diseño definitivo. La cantidad de variantes de diseño y de encuentros dependen de cada comitente. Lo primordial es que cuando el anteproyecto pase a desarrollarse como proyecto, el comitente esté convencido de que eso es exactamente lo que quiere construir.

¿Qué es un Anteproyecto?

Es la  documentación técnica mínima para poder establecer el costo total aproximado de la obra. Incluye plantas con medidas, planta de techo, cortes, vistas y un costo estimativo de la obra. Muestra la idea o la intención a desarrollar pero no aún de una forma acabada, la idea puede ser mejorada o perfeccionada o incluso modificada.

¿Qué es un Proyecto? 

Es el conjunto de elementos (planos, memoria, etc.) que definen con precisión el carácter y finalidad de la obra y que a su vez permitan ejecutarla. Sólo una vez definido el anteproyecto se pasa a elaborar el proyecto definitivo con todos los planos de obra necesarios para que pueda materializarse. También se realiza un cómputo y presupuesto, pero más exacto; y se agrega toda la documentación técnica faltante en el anteproyecto que deberá ser presentada en la Municipalidad con todos los trámites necesarios. Incluye (además de las plantas, cortes y vistas revisadas y acabadas): planos de replanteo de muros, cimientos y estructuras; plano de carpinterías; detalles constructivos; todas las instalaciones; cómputo y presupuesto detallado; archivos originales e impresos; y aprobación de los mismos en la Municipalidad.

Otra cuestión que surge en la instancia de anteproyecto es la incertidumbre si se va a poder terminar la construcción de todo lo que se proyectó, por eso también es tan importante la intervención del arquitecto ya que el diseño puede pensarse para que su construcción se divida en etapas y el plazo de obra sea conveniente para el comitente. Dejar prevista la estructura, instalaciones y conexionados futuros que no impliquen tener que romper lo que ya se construyó como la posibilidad de que la parte ya edificada pueda ser habitada mientras se continúa la construcción, totalmente independiente una de otra; es un ahorro económico y un problema menos a futuro. Sin dudas, cuando el diseño se somete al análisis detallado de cómo funciona cada espacio que compone la casa, cómo va a ser usado por las personas que lo habiten y las posibilidades económicas para poder desarrollar la obra de las distintas etapas, sin dudas el resultado final va ser mucho más rico que un borrador o una improvisación en el momento de la ejecución de la obra.  

¿Que hace el Director de Obras?

Hace varios años, una revista inglesa publicó un escrito titulado "El Director de Obras, hombre feliz que no tiene nada que hacer", aquí les comparto un fragmento:

Como todos saben, el Director de Obras no tiene nada que hacer, salvo: PENSAR sucesivamente QUE hay que hacer, CÓMO se debe hacer, DÓNDE hay que hacerlo y QUIÉN lo tiene que hacer, INDICAR los qué, dónde  y quién y EXPLICAR el cómo.

A continuación, ATENDER los argumentos por los cuales no se debe hacer, o que hay que hacerlo de otro modo que el designado, y PENSAR conclusivas y concluyentes RESPUESTAS para vencer la oposición.

Transcurrido el tiempo que debió hacerse la cosa, debe VER si fue hecha, DESCUBRIR que no fue hecha, AVERIGUAR por qué no fue hecha, ESCUCHAR las excusas de quien debió hacerla y no la hizo, y PENSAR las RAZONES para desestimar esas excusas.

Luego de otro período de tiempo, VER otra vez si la cosa fue  hecha, COMPROBAR que ahora sí fue hecha, pero que se la hizo mal y REPETIR la explicación de cómo debió hacerse.

Y por fin, aunque la cosa esté mal hecha, DECIDIR que, desde que está hecha es mejor dejarla como está para no atrasar la obra y porque, muy probablemente, si la vuelven a hacer, la harán peor.
Si bien el escrito es sarcástico y deliberadamente exagerado, refleja en cierta forma los problemas que diariamente debe enfrentar quien dirige una obra.

 

Arq. Genoveva Berdún
genovevaberdun@gmail.com
o336 154658504

Deja un comentario