¿En qué se parecen Papa Noel y San Nicolás?

ESCRITO POR

Jose A Ibarra

ULTIMA REVISTA

Es muy probable que usted sepa lo que le voy a contar. Pero no por sabido deja de ser un dato curioso. 
Más de una vez se debe haber preguntado porque un pobre hombre se disfraza de papá Noel con abrigo, gorro y larga barba, en nuestra navidad con temperaturas estivales. Rara vez hace menos de 30°.

Es una de las tantas tradiciones que tomamos como nuestras y que nos son completamente ajenas.

El origen de papa Noel, santa Claus o el gordito de la Coca Cola, tiene su raíz en un santo católico llamado San Nicolás de Bari.

La cosa es más o menos así. En lo que ahora es Turquía allá por el siglo III dc. Nicolás pertenecía a una familia adinerada y como pocos adinerados compartía parte de esa fortuna como los más pobres y necesitados. Este buen hombre de familia católica, consagró su vida a Dios y fue obispo. La tradición dice que murió el 6 de diciembre del 343.

¿Porque le llamamos san Nicolás de Bari si nació en Mira, una región de lo que hoy es Turquía?

Se cree que tras la invasión musulmana 700 años después de su muerte un grupo de fieles sacó de la ciudad a escondidas sus reliquias y las llevaron a la ciudad de Bari en Italia, donde se encuentran en la actualidad.

Ya en Bari se le atribuyen múltiples milagros, su nombre era invocado ante catástrofes, naufragios, y otras desgracias. En su nombre hay más de dos mil templos dedicados.

Dentro de los milagros atribuidos a su figura hay uno que lo relaciona con chicos. Un criminal había herido de muerte a tres niños y las invocaciones a Nicolás suscitaron una cura milagrosa. Otra leyenda habla de que tres doncellas no tenían la dote necesaria para casarse y el Obispo Nicolás furtivamente lanzó tres monedas de oro por la chimenea. La tradición agrega que las monedas cayeron dentro de las media de las jóvenes que se estaban secando al calor del fuego. Unos marineros dan testimonio de que  una tormenta muy peligrosa para su vida se calmó con la sola invocación de san Nicolás. Son múltiples los testimonios relacionados con su intervervención milagrosa.

San Nicolás es patrono de más de 20 ciudades y pueblos, y protector de los marineros, los niños, las jóvenes casaderas, los panaderos, los abogados, los privados de la libertad, entre otros.

La relación de San Nicolás con santa Claus proviene del diminutivo de Niklaus, como se le conocía en parte de Europa donde era muy venerado. 
Un escritor norteamericano, Washington Irving, lo llamó por primera vez santa Claus, la obra habla de que llega en barco y reparte regalos a los chicos lanzándolo por las chimeneas, este personaje se convirtió en el protector de Nueva York. Y como todo lo que pasa en el país del norte se hace de enorme popularidad, y empieza a expandirse por el mundo.

Todas las representaciones gráficas de San Nicolás de Bari hasta mediados del siglo XIX lo mostraban como alguien enjuto, espigado, con barba rala y mirada firme. Nada de ese viejito afable y rechoncho que conocemos hoy.

Con el libro de Washington Irving y de un poema de Moore, el personaje de Santa Claus fue adquiriendo peso, portaba una larga y fina pipa y tenía barba abundante. Las novedades del poema de Moore exceden a los kilos que habría ganado Papá Noel. Allí aparecen por primera vez el trineo tirado por renos y las grandes medias en las que se depositan los regalos que se entregan cercanos a la época navideña.
Hubo que esperar hasta 1864 para que la imagen de este personaje se fuera unificando. Thomas Nast en unas ilustraciones para Harper's Weekly lo dibujó con rasgos de duende, anciano, con su pipa y el traje característico. Hasta ese momento cada uno lo dibujaba cómo le parecía. Había Santa Claus que eran bajitos, otros altos, también flacos, gordos, lampiños, risueños o algo malignos. Los dibujos de Nast se difundieron rápidamente y su Papá Noel se convirtió en la imagen icónica. Entrado en kilos y en años, con barba cana, enorme bigote manubrio, pipa holandesa y pómulos salientes. 
Como la mayoría de las publicaciones eran en blanco y negro no todos sabían que el color del traje era verde con detalles blancos (cinturón y pompón del gorro).

La Coca Cola le encargó los dibujos de una campaña a un ilustrador quien definitivamente brindó al personaje los rasgos actuales. Un anciano rechoncho, afable, simpático e inofensivo. Y papá Noel o santa Claus o el gordito, pasó de verde a rojo con vivos blancos gracias a una publicidad de esta imperialista bebida.

Antes del comienzo del Siglo XX la leyenda de Papá Noel se diseminó por el mundo. Todos fueron sabiendo que llegaba, proveniente del Polo Norte, en Navidad, cargado de regalos, con su trineo tirado por renos y que iba dejando casa por casa sus regalos a los chicos.

No es mi intención matarle la ilusión a nadie, ni que piensen que papa Noel no existe y que es un invento publicitario. Sino reivindicar al verdadero santa Claus o san Nicolás. Que era un hombre rico que pensaba en los pobres algo tan en desuso en estos tiempos.

PS Le recomiendo leer “te digo mas” de Roberto Fontanarrosa.