El turno es con el gerontólogo

ESCRITO POR

Estela Oddone

ULTIMA REVISTA

La periodista entra al consultorio del Dr. Diego Amutio, casi quejosa. ¿Será posible saber qué es lógico que ocurra al organismo de un adulto mayor? ¿Qué es “natural” de cada edad?

El pediatra sabe cuáles son las etapas de crecimiento de un niño. Y qué pasa en la vejez? El doctor la escucha con atención; nada en su mirada delata su pensamiento; sin embargo, su voz adquiere cierto tono docente. “En la vida del niño todo está por ocurrir, y su crecimiento va acompañado por determinados acontecimientos que ocurren en su ser sicofísico, medibles y normalizadas”- dice con firmeza. “Por el contrario, en el adulto mayor, en su vida vivida de determinada manera, activa o pasivamente, están a veces las causas de lo que padece”.

El Dr. Amutio se esmera en dar ejemplos para ampliar el concepto: “Por supuesto que hay malestares que son comunes a todos las personas: los huesos se gastan, las neuronas se apagan, los músculos se ablandan...y en ese sentido es la historia de cada paciente la que nos ayuda a resolver las dolencias. Si una persona ha sido albañil o trabajó mucho tiempo en condiciones difíciles, permitirá entender que tenga problemas en su columna a edad temprana. O si ha bebido mucho alcohol, es más factible que tenga determinados problemas.”-dice.

Y a la vez aclara que si bien hay una especie de correspondencia, no es determinante que así ocurra.

Interesante conversación que permite a Mistura Revista responder la pregunta inicial: en el caso de los adultos mayores, cada caso es individual y responde a una vida vivida. Ese transcurrir y el hecho de que somos seres individuales psicofísicos nos hará envejecer de uno u otro modo.
¿Entonces es cierto que son muy válidos la prevención y los recaudos para envejecer mejor..?

Pero ya se anunciaba el próximo paciente. La respuesta, para más adelante!

 

Aconsejó Dr. Diego Amutio