“El interés es la medida de la acción”

ESCRITO POR

Antu

ULTIMA REVISTA

Una frase no muy conocida pero muy sabia, apropiada para entender situaciones. La escuché en boca de un anciano abogado inteligente y pícaro, hace años. Con el correr del tiempo, crece su sentido y se constituye en un axioma de mucha
utilidad.

Esta frase del jurista Von Iering, viene a cuento porque muchas de las cosas que suceden o dejan de suceder en el mundo actual, tanto en la vida cotidiana como en los grandes episodios, proceden del interés que despiertan y cómo se obra en consecuencia.

El concepto interés funciona para expresar aquello que hace que a las personas les importe alguna cuestión. Es un sentimiento que ayuda a que centremos toda nuestra atención en un objeto, persona o acontecimiento, por lo que está directamente relacionado con la motivación, la psicología y la emotividad.

Interés como medida de la acción sugiere que el hacer o deshacer, el construir o destruir, el levantar o sumergir… el alabar o sancionar, el sanar o enfermar, el vestir o desnudar, el nutrir o desnutrir, el asegurar o vulnerar, son, justamente, consecuencias de un accionar, de un obrar, en uno u otro sentido. Y el motor siempre es… el interés.

Todos los vínculos y relaciones de la vida, tienen un altísimo porcentaje de interés que mueve a la acción.

Por eso, hay que fijarse: si algo no se hace, es porque no interesa. Si el Estado no enfrenta las necesidades básicas insatisfechas, no combate las adicciones ni se ocupa de terminar con el comercio de estupefacientes ni de personas. Si no se acaba con el hambre ni la inseguridad, si no se cuida a los jóvenes, si no se busca un submarino hundido, es porque no le importa…O sea, no le interesa! La falta de interés tiene aparejada la inacción y casi siempre una consecuencia negativa.

La vulnerabilidad, el ninguneo o la invisibilidad de los problemas son una derivación de la falta de interés.

O acaso el pedido de “Hagan algo!!” que se escucha a menudo hoy no es un llamado a la acción y al interés? ¿Y? ¿Qué hacemos con eso?

Caspar Rudolf von Ihering, nacido en 22 de agosto de 1818 -muerto el 17 de septiembre de 1892-, fue un ilustre jurista alemán, así como uno de los mayores filósofos del Derecho de Europa y de la historia jurídica continental que inspiraron a varias generaciones futuras. Desarrolló la teoría del interés, que planteaba una nueva concepción del derecho subjetivo. Autor eminente de la sociología del Derecho, sus teorías tuvieron gran trascendencia e influencia en el desarrollo de la doctrina jurídica moderna, especialmente en los campos del Derecho civil, penal y constitucional.