El Credicoop homenajeó a un dirigente inolvidable

ESCRITO POR

Estela Oddone

ULTIMA REVISTA

El Banco Credicoop de San Nicolás, celebró una ceremonia de corte íntimo, al nominar a su sala de reuniones con el nombre de Manuel Ferrandiz, uno de sus dirigentes muy queridos. Un recuerdo de forma permanente y agradecido

Se trata de Manuel "Manolo" Ferrandiz. Oriundo de Conesa, un hombre inteligente, noble y generoso que adhirió a los principios cooperativos y la actividad comunitaria desde muy joven y tuvo una vida intensa y llena de iniciativas.

La gerente del Banco Credicoop, Carina Clemente, comenzó diciendo justamente que se trataba de un acto muy especial y emotivo ya que estuvieron presentes la esposa, Cuca y los hijos del dirigente Ferrandiz, Javier y Gustavo, así como amigos y compañeros de militancia.

Juan Carlos Gigli, vicepresidente de la Comisión de Asociados, se refirió con orgullo al Banco: "Somos el único cooperativo del país, producto de la fusión de cooperativas y cajas de crédito que fueron obligadas a transformarse en banco. Hoy somos 273 sucursales, 5500 empleados y 3500 dirigentes. Atravesó muchas crisis y a nuestro entender pudo superarlas gracias al ideario y los valores que mantiene siempre en alto y contribuyen a lograr una sociedad más equitativa" –dijo. Refiriéndose al homenajeado, expresó: "Manolo estuvo desde el principio; lo recordamos con afecto y le ponemos su nombre a la Sala de Reuniones, donde tantas veces hizo su aporte".

Su compañero de militancia, José Luis Livolti, hoy coordinador nacional del Movimiento Campesino Liberación, coincidió con Ferrandiz, en las luchas juveniles en el Partido Comunista, también en la Federación Agraria.
Recordó anécdotas de su transcurrir juntos, su misión como docente, su tozudez cuando militaba en la defensa de las buenas causas.
Contó de su tenacidad cuando se adentraba en el monte en Santiago del estero para formar el MOCASE, Movimiento Campesino de Santiago del Estero, allá por 1990.
También dijo que de sus viajes por la URSS, Bulgaria y Cuba trajo experiencias que contaba, aprendiendo siempre. Puntualizó que hoy estaría a favor del pueblo chileno y boliviano, porque tenía una gran sensibilidad por los problemas sociales. Por eso es que desde muy joven, Manuel Ferrandiz se afilió al Partido Comunista y organizó la actividad de los productores rurales, formando cooperativas agrícolas, de horticultores. Era un cooperativista ferviente. Fue un ejemplo de transformador y docente, y se dedicó ya de mayor a escribir, difundir temas relacionados con el movimiento agrario y a presentar proyectos de leyes vinculadas. Livolti terminó sus palabras con un "¡Hasta la Victoria Siempre, compañero" ! que fue muy sentido.
Posteriormente, un video dio cuenta de historias para ser recordadas, mostró al reconocido dirigente en su hogar, conversando amigablemente, ya mayor, recordando su encuentro con el Che Guevara, a quien le encendió su puro tres veces, con fósforos de una cajita cubana que aún guardaba.


Seguidamente, Carina Clemente leyó una carta que dejó en sus manos Ariel Innocenti, quien fuera presidente de la comisión de Asociados en vida de Ferrandiz.
En ella, expresa que "trató de construir fuerza popular, de transformar la sociedad. Siempre decía que comunismo viene de comunidad. Tenía una profunda calidez y una vasta comprensión humana "- dijo.
Al corte de cintas, presentando una placa con su nombre, en amable conversación se siguió mencionando su austeridad, su sencillez, su hombría de bien. Todos querían expresar su agradecimiento por el aporte que hizo y ese hecho fue el que justificó que se ponga Manuel Ferrandiz a la Sala de Reuniones, adonde dejaba mensualmente su palabra cauta y sabia, aún cuando ya estaba mayor.
Tanto Barberis como Ramón Servián, con sus sentidas palabras cerraron el homenaje sumando recuerdos y emoción al acto.
Ambos dijeron lo que sonó a promesa: "Lo recordaremos siempre".