Diario El Norte: A 20 años de la muerte de Haroldo Zuelgaray

ESCRITO POR

Estela Oddone

ULTIMA REVISTA

El  Dr. Haroldo Zuelgaray, quien  fuera  director-propietario del diario El Norte desde el año 1956, falleció hace 20 años, que se cumplen en junio. La noche del 13 de junio estaba reunido con amigos, luego de estar con sus periodistas hasta tarde,  cuando lo sorprendió la muerte. Tenía 82 años . Desde  su diario, sostenía que valía la pena dar lo mejor de cada uno en pos de nuestro país, insistía en que todas las voces debían ser escuchadas y  durante su gestión, sus paginas estuvieron abiertas a todas las opiniones responsables.

El diario La Nación, lamentando su muerte, publicó que “Una trayectoria fiel a sus firmes convicciones en favor de la libertad caracterizó su vida. Compenetrado con la búsqueda de soluciones para superar los problemas del país, ejerció la dirección del diario desde 1956.

Hijo de Tomás Zuelgaray y de Bibiana Gamarra, había nacido en San Nicolás en 1919. Se graduó de abogado en la Universidad Nacional de Córdoba y desde joven mantuvo su profundo compromiso con el país.

Fue un ferviente defensor de los derechos y de las garantías de los ciudadanos. Y transmitía una sincera preocupación por los temas trascendentales de alcance nacional como por las necesidades de la comunidad nicoleña, a la que sirvió con pasión.

Bajo la dirección de Zuelgaray, El Norte -que en los años treinta y comienzos de la década del cuarenta fue dirigido por Vicente Solano Lima- consolidó su presencia como uno de los medios periodísticos más reconocidos de la región norte bonaerense. El diario había sido fundado el 1° de enero de 1926 por el doctor Miguel Olivera Córdoba.

Zuelgaray abrió sus columnas a todas las opiniones y posturas responsables, sin distinción de corrientes e ideologías. Siempre bregó por los principios básicos de la libertad y defendió la recuperación de los derechos conculcados.

Su encendida acción como celoso guardián de la libertad de prensa lo llevó a participar en importantes foros. Fue uno de los impulsores de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), nacida en 1962. En 1973, junto con otros directores de diarios del país, fue uno de los socios fundadores de la agencia periodística Noticias Argentinas.

... Abogó por el afianzamiento del pensamiento humanista y vivió con espíritu democrático. La solidaridad y la concordia fueron valores que siempre transmitió en las páginas del diario.”

Dr. Haroldo Zuelgaray

Dr Haroldo Zuelgaray

Un recuerdo agradecido

La directora de Mistura Revista, Estela Oddone, se refiere al Dr. Zuelgaray con profundo cariño, y recuerda: “Trabajar en el diario El Norte fue una experiencia que me marcó para siempre; me enamoré de la comunicación escrita, de la gráfica, por lo que tiene de permanente, de archivo, de comunicación rigurosa; aún la defiendo. Y en la búsqueda de ese mismo rigor, debo decir que  Haroldo Z, en cuanto director, lo hizo muy bien. Detestaba la mentira y la defendía la verdad con uñas y dientes; he sido testigo de llamadas telefónicas a jueces, jefes de policía y miembros de la iglesia para poner las cosas en su lugar. Estábamos en los últimos años de la dictadura y desde mi lugar, intentaba correr los límites y probar hasta dónde se podía desafiar lo establecido: él siempre estaba al tanto de mis propósitos y confiaba en mis criterios. Más de una vez, ante los reclamos de las autoridades por tal o cual nota, él los asumía como propios. Valoré muchísimo esa confianza que depositó en mí. ¿Parece que idealizo? De ninguna manera. A medida que pasan los años, viendo cómo siguió la historia del diario, su figura se agiganta en mi memoria; y aunque me enojaba mucho con él, en mi madurez profesional reconocí su valía y su capacidad de conducir el diario, vigilando y cuidando a la vez.

 Años después, cuando yo ya había renunciado a mi trabajo en el diario, nos encontrábamos para conversar, a cambiar opiniones. Me doblaba en edad, y, obviamente, pensábamos diferente en montones de temas; pero su pensamiento era amplio; sin que estuviera aún de moda el término “inclusivo”, el diario El Norte lo era, en todo sentido.

Un hombre muy digno; correcto y  justo; jamás persiguió ni favoreció a nadie desde el diario, ni faltó a la verdad, ni disfrazó episodios, ni fue él, quien instaló la perversa costumbre de vender las notas. No, no fue él. Ni lo hizo ni me obligó a hacerlo. Se lo agradezco mucho.”

Estela Oddone y Dr. Haroldo Zuelgaray

 

Y escribe Javier Tisera: 

             De dos orillas distintas…

Éramos de generaciones distintas y eso no se podía remediar. No sólo pensábamos distinto, sino que teníamos formas distintas de vivir y mirar el mundo. Aunque, de las dos orillas, había un acuerdo tácito de no agresión. Al fin de cuenta, por el año 82, él ya era una personalidad pública y yo sólo un “carasucia” que quería vivir de la literatura y estaba empezando en su diario. 

Él ya tenía sus hijos y amigos, no necesitaba más. Aunque nos reconocíamos en algo común: sabíamos de nuestros ancestros vascos y una testarudez inmediata ante el hostigamiento. Yo sabía que le molestaba profundamente mi tono zumbón y la chicana al discutir. Él sabía que me sacaba que me antepusieran la autoridad por sobre la discusión. En fin, nada muy distinto a una postal de diferencias en una casa. Los dos, a fuerza del tiempo, supimos que nos teníamos que cruzar en algún momento del día.

Sospecho, después de algo de experiencia en redacciones y discusiones con hijos y amigos, que me perdonó unas cuantas veces la vida… me dejó que me alejara al escritorio con un empate.

El día que murió sentí una profunda tristeza. Me tocó escribir la columna de los pésames a El Norte; pero el diario iba a seguir saliendo al día siguiente. Un poco egoísta me dije “pero yo no voy a volver a discutir con él”. Siempre que me toca ir al Celestial, no dejo de pasar por su tumba como testimonio de gratitud de “un carasucia” que al final quedó atrapado en los brazos de papel y tinta.