De células madre, profetas y propias tierras

ESCRITO POR

Estela Oddone

ULTIMA REVISTA

Leemos en una revista científica de prestigio internacional  que “Una técnica para implante de células madre en corazón es una de las más promisorias para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca”. Hasta ahí es una nota científica más. Pero luego dice  que la técnica en cuestión ha sido desarrollada en San Nicolás por el Dr. Roberto Fernández Viña y su equipo de trabajo, y que  el método se comenzó  a aplicar en el año 2003 bajo el nombre  Revive Trial, con resultados más que comprobables.

Desde las primeras investigaciones, han pasado más de quince años; Mistura Revista  se pregunta en qué consiste el tratamiento que ha sido descripto como revolucionario, cómo y en qué casos se utiliza y cómo han sido considerados los investigadores entre sus colegas del país y el mundo entero.

Así es que un  sábado de mayo, nos entrevistamos con el Dr. Fernández
Viña, y por el lapso de una hora, hablamos de sus investigaciones, de los
avatares que tuvo y de lo que a sus 67años,  considera de algún modo, su “misión cumplida”.

A medida que la conversación se fue
haciendo fluida- él explicando a la periodista con gestos y palabras los
misterios de la vida y la  delicada
química de células, tejidos, venas y  arterias-, el entusiasmo y la pasión encienden
su mirada.

El Dr. Fernández Viña es Médico en Cardioangiología Intervencionista.

En una catarata de nombres de famosos
científicos, menciona a sus antecesores en la búsqueda, especialmente a un
famoso médico alemán, el Dr. Bodo Strauer, quien fue pionero en el implante de
células madre.

QUE SON LAS CÉLULAS MADRE?

Son las células reparadoras que tenemos todos en la médula ósea,
quedan como vestigio del embrión  y el
organismo las utiliza para repararnos día a día.

Las células madre las tenemos todos en la médula ósea y el organismo las utiliza para repararnos día a día.

 Hasta el año 2000, más o
menos, la medicina curaba combatiendo las causas de las  enfermedades; a partir de allí, se desarrolla
la medicina regenerativa, con la convicción  de que algunos órganos se regeneran a sí
mismos, en procesos que son más lentos o más rápidos y que pueden estimularse.

 Así quedaban en la Historia mitos
y fabulas como la de Prometeo, que explicaban la regeneración del hígado, por
ejemplo. También se pensaba que los seres humanos nacemos con una determinada
cantidad de células y neuronas, que se iban gastando, y cuando se terminaban,
llegaba la muerte.  Pues no es así!  

 Entonces el Dr. Fernández Viña  se dedicó a hacer medicina regenerativa, que
consiste en  la reparación de los tejidos
dañados, mediante la utilización de las propias células alojadas en la medula,
como una reservorio para cuando se precisen…

Lo que Mistura Revista conversó con el Dr. Fernández Viña es imposible transcribir al detalle; con naturalidad cuenta que como consecuencia de las investigaciones del equipo, que  apuntaban a la cardiología, se descubrió que el  implante de células madre tenía una recepción muy eficaz en el caso de  enfermedades como la diabetes, y que no se necesitaban tantos medicamentos, como la insulina, entre otros.

¿Qué pasó entonces? Aparecieron los interesados detractores. Con tristeza, cuenta que mientras era  respetado, premiado y homenajeado por sus logros en EEUU,  Alemania, Indonesia, China, Brasil, Panamá, Méjico y Perú, entre otros países,  en la Argentina hubo una campaña en  su contra. Resignificaron  su tarea profesional y fue objeto de calumnias y  difamaciones que soportó gracias al apoyo  de sus colegas del exterior y a la comprensión y afecto de su familia. Sus hijos se dedican también a la medicina regenerativa. 

El presente lo encuentra  tranquilo:  hoy la comunidad internacional lo reconoce como un pionero en lo suyo, ha brindado capacitación en la Argentina y en el exterior y lo que en un principio fue un método transgresor, es utilizado  en casi todo el mundo con probada eficacia . A su edad, siente que su misión está cumplida: siempre intuyó que debía hacer algo por los demás, justificar su paso por la vida. Y lo ha logrado.

¿En qué consiste su aporte a la ciencia? En una nueva técnica de implante de células madre. Un novedoso enfoque en la aplicación de la inyección de células madre autólogas a través de las venas del corazón en forma retrograda ocluyendo el seno coronario (sitio de desembocadura de las venas cardiacas a la aurícula derecha) con un Balón oclusor para facilitar la retención celular. Al ser aplicada a pacientes con insuficiencia cardiaca o angina de pecho refractaria sin ninguna opción más de tratamiento, ha tenido resultados espectaculares. Ha sido un gran aporte de la medicina argentina para el mundo que, a criterio de Mistura Revista, no ha sido lo suficientemente reconocida ni difundida en el país ni en su ciudad de origen.
¿Será por eso de que nadie es profeta en su tierra?

Por consultas con los Dres. Fernández Viña sobre Medicina Regenerativa puede comunicarse directamente al 03364429968 de lunes a Viernes de 9:00 a 15:00 .