Cuando la ficción, supera a la ficción

ESCRITO POR

Pablo N. Devito

ULTIMA REVISTA

El cine y la televisión se apoyaron en obras literarias de gran renombre o pocas conocidas para crear series y películas. El tema de hoy: Adaptaciones, sí o no?

Desde que el hombre comenzó a crear relatos y aplicaron el
uso de los dibujos para contarlos, la literatura ha logrado mayor popularidad.

Pueden contar diversidad de historias para el gusto de
cualquiera, desde novelas románticas y policiales hasta aventuras de ciencia
ficción o fantasía.

Sir Arthur Conan Doyle, autor de “Las aventuras de Sherlock Holmes” es un ejemplo de lo que yo llamo “multiadaptación”.
Ha llegado a tener más de diez versiones, entre las más actuales podemos nombrar “Ellementary” y “Sherlock”. Y no ha perdido popularidad.
Otro ejemplo viene de la mano de Stephen King, “el rey del terror”, cuya infinidad de obras han inspirado a cantidades de series, desde las clásicas como “It” y “Salem´s lot” hasta las más modernas como “Under the dome” “Haven”.

WTF??
Bien, ¿Por qué en las adaptaciones se permiten los cambios en la trama original? Está bien, la palabra “adaptación” te lo dice. Se “adapta” la historia para pasarlo a serie, es inevitable.
Para una persona que no leyó o no es fan del libro no le afecta tanto, pero para aquellos que sí leyeron el libro y estudiaron cada detalle les toca un poco la moral.

Es muy difícil hacer una serie que sea ciento por ciento fiel al libro en que se basa, pero una cosa es, por ejemplo, cambiarle el color de pelo a un personaje… y otra cosa es cambiarlo todo, poner la frase “basado en tal libro de tal autor” y que lo único que tenga de la historia son los nombres de sus personajes (espero que este ejemplo no sea real, sería demasiado).

He visto casos muy groseros donde los productores se atrevieron a cambiar el final de la historia sólo para sacar otra temporada. O el tan famoso “relleno” para alargar la trama con sucesos sin relevancia.

Otro asunto son los actores, los lectores esperan que el actor que dé vida al personaje literario sea tal cual, por lo menos en su personalidad e historia, el aspecto físico no siempre es importante, y sobre todo que el actor trabaje bien. Si no se toma la molestia de interpretar al personaje correctamente, es difícil que caiga simpático…

Recientemente terminó la serie “Game of Thrones” basada en la saga de “A song of ice and fire” del escritor George R. R. Martin, y eso marcó el fin de nueve años de seguimiento por parte de la audiencia. Un comienzo muy aclamado, una historia muy interesante y un final que, en opinión de muchos, fue forzado. Actualmente, quienes quieren ver otro final tendrán que esperar a que George decida terminarla, ya que aun está desarrollando dos libros más, en donde podría confirmar sucesos y eventos que sólo ocurrieron en la serie. O no.

“Game of Thrones” basada en la saga de “A song of ice and fire”

Me he estado guardando un caso muy especial, las historietas o novelas gráficas. La mayoría sólo puede pensar en dos compañías de comics: MARVEL y DC, pero la verdad es que existen muchas más y de las que se han hecho buenas adaptaciones, como “Umbrella Academy” (creada por Gerard Way e ilustrada por Gabriel Bá), “The Walking Dead” y “Outcast” (ambas de Robert Kirkman), las producciones que saldrán este año como “The Boys” (Garth Ennis), “Y: The Last Man” (Brian K. Vaughan y Pia Guerra, publicada en vértigo comics) y “Watchmen” (Alan Moore) esta última ya avisaron que la trama no será una línea directa de su predecesor.

¿Por qué digo que es un caso especial? La verdad es que solo incluiría a Marvel y DC, por la existencia de los multiuniversos.

Es bien sabido que muchas historias ocurren en un sólo universo, pero a veces los guionistas les gusta jugar con líneas de tiempo, dimensiones paralelas, cambios de versiones, etc. Es por eso que cuando hay detalles que no concuerdan con el comic, se puede decir que se trata de otro universo… Si es excusa o buen fundamento ya es otra cosa.

Obviamente creo que las series basadas en literatura deben ser disfrutadas. Es emocionante ver como tus personajes favoritos cobran vida en la pantalla, como sucesos y escenas que sólo podías imaginar en tu mente se vuelven reales.

Claro que existen malas adaptaciones por falta de producción o exceso de ella, para esos casos podemos decir: “me quedo con el libro…”.