Momentos…

ESCRITO POR

Estela Oddone

ULTIMA REVISTA

Cinco días en Villa Gesell son suficientes para disfrutarla. Sorteando sus momentos de nubes tormentosas, es posible caminar por la playa con tranquilidad, observando todo. En cinco mañanas, si se busca conversación, hay tiempo
para cambiar ideas y hacer preguntas a los vendedores ambulantes, nacionales e importados. Se puede comparar precios, mirar mascotas, moda, conductas…

De esa semanita de descanso tan necesaria, Mistura Revista puede hacer algunos comentarios: En primer lugar, mencionar que casi todos los comerciantes han adherido a la prohibición de usar sorbetes, vasos y bolsas plásticas. La playa está muy limpia. En los paradores hay lugares para tirar las colillas y se hace docencia en el sentido de lo que tardan todos estos artículos para desaparecer en el mar.

ASESINATO
En general, los geselinos no hablan de lo ocurrido en enero, cuando una patota de rugbiers asesinó a golpes a Fernando Báez Sosa, un joven de 19 años que veraneaba en la localidad balnearia; impresiona ver su foto en blanco y negro en muchos locales comerciales y el lazo de luto, recuerdo de la manifestación que hizo el pueblo de Gesell pidiendo justicia.
Hablan cuando se les pregunta…cuentan que el episodio dividió la opinión del pueblo, harto de las peleas callejeras a la salida de los boliches, de las madrugadas pesadas en las playas, de heridos y contusos que no trascienden porque la cosa no pasa a mayores.
Trascendió en internet el relato de guardavidas quien hizo el relato de las condiciones en que encontraba su lugar trabajo por las mañanas y la actitud belicosa de los jóvenes. El guardavidas existe, tiene nombre y apellido y forma parte de los que quieren hacer su aporte para que algo cambie. Un sector de la sociedad geselina había advertido que no había suficiente control policial; que la noche es un desborde y que algo grave iba a pasar en cualquier momento. Esos, están muy enojados.
La otra opinión habla de que Gesell es tranquilo y amable y que son los turistas, con sus adicciones, los que enrarecen y enlutan la temporada. Pero en general, todos adhieren a que se hace la vista gorda a los límites: ni a la cantidad de gente que se recibe en los boliches ni a la venta indiscriminada de alcohol , etc. Ahora prohibieron la bebida en la playa y hay bastante presencia policial.

LOS PRECIOS
Los precios? Bien. Pero impresionaba ver cómo la gente consultaba los costos de los platos y pasaba de largo por los restaurantes. Y así preguntaban los precios de todo; se ve que se trata del poder adquisitivo y presupuesto de los turistas y no de costos excesivos. Mistura Revista se llevó una sorpresa: la misma cartera de verano que la enamoró desde una vidriera en San Nicolás estaba a... mil pesos menos!!! Qué tal?
El Gesell todo el mundo es muy amable: los proveedores y los policías, las vendedoras en los comercios y las mucamas de los hoteles, los conductores y vendedores ambulantes. Los turistas no lo son: mucho ceño fruncido, pocas sonrisas.

INCLUSIÓN EN SERIO
El balneario Noctiluca, es un lugar inclusivo pionero en el país; está ubicado a 300 metros del muelle de la ciudad balnearia, dispone de sillas anfibias y soportes para que las personas con discapacidad puedan disfrutar de la arena y el mar. Cuenta con rampas extensibles, baños adaptados, carpas gratuitas con asistencia personalizada, bicicletas, sillas de soporte y anfibias.
El personal que trabaja habla lenguaje de señas. A su vez ofrece un menú apto para celíacos.
Hay actividades recreativas que incluyen: zumba para personas con discapacidad, Surf, Kayakismo, Yoga, talleres de integración por el arte, deporte adaptado, para que todos puedan disfrutar del verano en la arena y en el mar.

En fin, que Mistura volvió a la ciudad y a la revista, agradecida a la vida por haber podido caminar por la playa, disfrutar y ejercitar la reflexión, uno de los poderes que tenemos y más valora.